Disability World
Una revista electrónica, bi-mensual, sobre noticias y opiniones internacionales relacionadas al tema de la discapacidad Volumen No. 22 Enero-Marzo 2004


Volver al índice en español - Go back to English

"El Dia Que Nunca Voy A Olvidar": Una película inolvidable acerca de la mutilación genital femenina

Comentada por Barbara Kolucki (bakoluck@aol.com)

Fauzia Hassan, una niña de 8 años de edad asume el control de esta película a partir de la mitad de este documental. Ella se pone de pie frente a la cámara como si estuviera realizando una presentación ante su aula escolar, o quizá en las Naciones Unidas. Ella recita su poema acerca del miedo, el dolor, la memoria y las equivocaciones que contra ella se cometieron el día en que le hicieron la circuncisión. Ese día formó parte de las 6000 jóvenes y mujeres sujetas a mutilación genital femenina.

Fauzia es una luchadora y sólo exige la promesa mínima, de su madre de que a su hermana no le harán la mutilación genital femenina. De hecho, le dice a su madre que sólo con esa promesa ella la va a perdonar. La madre tiene sus dudas y se pregunta, cómo le tratará Dios en el “Día del Juicio”.

Otro grupo de luchadoras que aparecen en este documental son jóvenes y mujeres de Kenya que se enfrentan con sus padres, que se escapan y buscan el auxilio legal para que su familia no les haga la mutilación genital femenina. La reacción de sus familias es de desaliento y disgusto: Estas jóvenes se han apartado de sus tradiciones, ellas deben obedecer a sus padres, deben obedecer a los hombres y deben someterse a la circuncisión.

Otra de las luchadoras de esta película es Fardhosa Mohamed, una enfermera de voz dulce quien, en su comunidad de inmigrantes somalíes en Kenya, no teme en sus intentos por cambiar las actitudes de su gente. Tiene muchas fortalezas pero sobre todo, ella escucha y educa y le dice a una periodista: “Yo no les odio por lo que hacen, sólo odio sus acciones.”

La mayoría de los personajes de esta fuerte película, son víctimas y perpetradores de la mutilación genital femenina. Son hombres y mujeres que por lo menos hoy, rehúsan aceptar nuevas ideas, aunque les sean presentadas en forma de hecho horrendos, que son los peligros físicos y las consecuencias psicológicas de esas lesiones, para cuando tiene la menstruación o cuando dan a luz. Tampoco esos hombres y mujeres aceptan que la mutilación genital carece de fundamento en el Islam o en el cristianismo. En el documental, el maestro de la comunidad (gamut) habla, junto con el líder de la aldea, el nuevo esposo, la anciana y las mujeres que se van a casar.

Creencias muy arraigadas

Este documental nos presenta las explicaciones de porqué se continúa con esta práctica: Es parte de la cultura y las tradiciones que se deben seguir. Hay culturas donde se piensa que el clítoris, femenino y masculino, es considerado “sucio”, y por ello la gente piensa que hay que eliminarlo; de esta manera, la mujer no será promiscua. También nos enteramos de un pequeño grupo de mujeres mutiladas que afirman tener excitación sexual. Lo aceptan como parte del deseo de su familia y del hombre con quien se van a casar. Lo más evidente es que todas estas ideas y creencias están muy fijas en las mentes de mujeres y hombres de diversos estilos de vida.

Este documental fue dirigido por la productora británica Kim Longinotto. Ella trabajó con un equipo femenino, lo que le permitió estar presente en las discusiones y circuncisiones reales. Esta directora es muy conocida por sus trabajos relacionados con los temas que afectan a las jóvenes y a las mujeres. Ha sido premiada por sus obras, que buscan fortalecer a las mujeres en el mundo.

La mutilación genital femenina se refiere a la remoción, total y parcial, de los genitales femeninos. Hasta el año 2002, por lo menos 135 millones de mujeres y niñas alrededor del mundo han sido mutiladas. Se practica principalmente en 28 países del norte de África y del medio oriente. Pero sigue creciendo, en todo el mundo, el número de mujeres cuyas familias solicitan la mutilación genital femenina y el número de las jóvenes que realmente son víctimas de sus desastrosos efectos, incluyendo en Estados Unidos y Europa. En la década pasada se aprobaron leyes que la prohíbe, pero la práctica continúa...

Comentario acerca de la técnica y el enfoque

He comentado cientos de películas en mi carrera profesional. La mayoría se ha relacionado con algún aspecto de la discapacidad y, con frecuencia, sobre la situación de las niñas y los niños. Mi opinión personal es que esta es una película excelente y trata un tema muy serio, que merece la atención del mundo entero. Me enamoré de la enfermera y de la niña que escribió el poema. Me estremeció la manera en que los hombres y las mujeres exponen la práctica de la mutilación genital femenina. Por otra parte, creo que este documental es un poco largo y que se pudo hacer más en las áreas de la continuidad y la edición.

Habiendo trabajado en comunicación social y en cambios de comportamiento por más de 20 años, sé que no basta con fortalecer a las jóvenes y a las mujeres. Sí, las mujeres son las que más proponen y las que efectúan la mutilación genital femenina. Es muy importante educar a las mujeres acerca de todos lo aspectos de la mutilación, desde las pobres condiciones de higiene seguidas por muchas practicantes de la circuncisión, pasando por las docenas y docenas de complicaciones. Pero, son los hombres los que tienen el poder. Ellos pueden decir que se detenga totalmente la práctica. En el documental escuchamos cómo el nuevo esposo afirma que el permitir que le hagan la circuncisión a su esposa con anestesia: “Traerá vergüenza a nuestra familia.” También dice que el hombre es el único que puede tomar decisiones. Y que él permitirá este procedimiento, aunque afecte la salud o la vida de su joven esposa.

Es absolutamente crítico encontrar un ejemplo masculino “positivo de desviación”. Hay que mostrarle a las comunidades que se puede seguir “siendo hombre” y apoyar la eliminación de la mutilación genital femenina. En todo el mundo, la vergüenza se usa como la excusa para una innumerable cantidad de actos horrendos y violentos contra las mujeres. Así como hay luchadoras y heroínas en esta película y en el mundo, todas y todos debemos celebrar y aplaudir a los hombres que no se avergüenzan, ni muestran debilidad al oponerse a la mutilación genital femenina. Y mejor, cuando él procura que las mismas mujeres rechacen esta práctica.

Una película recomendable

¿Si recomiendo esta película? Sí, absolutamente.

Esta película se puede obtener de la organización Mujeres Hacen Películas (Women Make Movies). Esta es una organización estadounidense, sin fines de lucro, que “facilita la producción, promoción y distribución de películas y videos independientes realizados por y sobre mujeres. Tienen una selección de varios aspectos de la discapacidad y algunas de estas películas serán comentadas en futuras ediciones de DisabilityWorld.org. La organización cuenta con una escala de precios cómoda para alquilar o vender estas películas. Visite el siguiente enlace: www.wmm.com

Women Make Movies
Film and Video Deparment
462 Broadway, Suite 500 Q
New York, N.Y. 10013
Correo electrónico: info@wmm.com
Teléfono: 1 212 925 0606
Fax: 1 212 925 2052

graphic of printer formato para imprimir

Volver al índice en español - Go back to English


Envíe este artículo a un amigo!